Iglesia

Concluyó la visita ad límina para el primer grupo de obispos

En la mañana del sábado 4 de mayo, concluyó la visita ad límina apostolorum para la primera tanda de obispos que viajó a Roma, de las regiones pastorales NEA, Litoral y Platense, con una misa en la basílica papal de Santa María Mayor, que fue presidida por el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap.

En su homilía, el arzobispo de Corrientes recordó que el templo donde se celebró la misa fue el «primer santuario dedicado a la Virgen María en Occidente», y admiró la imagen presente de la Salus Popoli Romani, un icono bizantino de la Virgen y el Niño, realizada por San Lucas, evangelista.

“El Reino de los Cielos pertenece a los pequeños, a los que confían, a los que no tienen miedo, y no pertenece a los que se creen fuertes, a los que miden y calculan con la lógica del poder para no perder. Para nosotros, pastores, es una invitación a confiar y a no temer, a estar cerca de nuestra gente aun en medio de las adversidades, incomprensiones y rechazos”, les dijo a sus hermanos obispos.

Monseñor Stanovnik citó a Jesús en el Evangelio de hoy: “Soy yo, no tengan miedo”, una revelación que “nos llena de consuelo y sostiene nuestra esperanza, reconociéndonos que ‘somos frágiles, pero portadores de un tesoro que nos hace grandes y que puede hacer más buenos y felices a quienes lo reciban. La audacia y el coraje apostólico son constitutivos de la misión’”, mencionó citando la encíclica Gaudete et exsultate.

Al concluir, subrayó: “Nosotros, pastores, inmersos en la historia del Pueblo de Dios en camino y a punto de concluir la visita al Sucesor de Pedro”, “profesamos nuestra fe en la Iglesia, una, santa y católica, y renovamos nuestra obediencia a su persona y a su magisterio. Lo hacemos en este santuario mariano recordando y uniéndonos a la devoción de nuestro pueblo por la Virgen del Valle, cuya fiesta celebra en este día. A ella le encomendamos nuestras comunidades eclesiales y a todo el pueblo de nuestra querida patria, para que con la sabiduría de los que la gobiernan acertemos con los caminos que nos conduzcan a una convivencia más fraterna, más justa y más atenta a muchas personas y familias que padecen la falta de pan, de trabajo y de seguridad”.

Luego de una semana colmada de reuniones en distintos dicasterios y congregaciones, en la Secretaria de Estado de la Santa Sede, con el cardenal Pietro Parolin, y con el papa Francisco, los obispos se preparan para retomar la rutina habitual en sus diócesis. Al concluir la celebración eucarística, los obispos visitaron la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y la Congregación para la Educación Católica.

Monseñor Jorge Eduardo Scheinig, obispo auxiliar de Mercedes-Luján, y monseñor Hugo Santiago, obispo de San Nicolás de los Arroyos, compartieron su testimonio con los medios de comunicación. Destacaron la importancia de la visita, de poder escuchar al cardenal Parolín sobre la acción que la Iglesia realiza en los lugares de conflicto, como mediadora de diálogo y para evitar situaciones que pongan en riesgo la vida de las personas.

En este sentido, monseñor Santiago expresó: “En la Secretaría de Estado tratamos temas de suma complejidad, tales como la situación en Venezuela y acontecimientos en Medio Oriente y China. Respecto a la situación en Venezuela, la Iglesia siempre realiza un rol facilitador del diálogo, motivo por el cual no toma parte alguna por las posturas abordadas en el conflicto, aun sabiendo la complejidad de su papel. A mi criterio, la posición adoptada en pos de facilitar el diálogo, me resulta muy inteligente y conciliadora, ya que la intención es acercar posiciones”.

Del mismo modo, respecto a la situación en China, indicó: “Hemos conversado acerca del nombramiento de los obispos, y celebramos el acuerdo alcanzado. Para unificar a la Iglesia de China, abordamos aspectos que hacen al tratamiento de problemas con, a priori, difícil solución. Pero esto es un avance considerado por la Secretaría de Estado, ya que, mediante este acuerdo, resulta posible unificar los nombramientos realizados por el Estado e igualmente los confirmados por el Santo Padre”.

Sobre Medio Oriente, subrayó: “La situación allí es compleja, en especial en Siria, con todo el sufrimiento que significa y magnifica la migración, sumado al interés de las potencias mundiales. En este contexto, dialogamos sobre la realidad en Palestina e Israel, territorios que hoy se encuentran en sensibles relaciones diplomáticas, aún más delicadas por la complejidad de la situación”.

El domingo 5 de mayo, a las 18.30, hora de Roma, comenzará con una misa en la sede de la Iglesia Argentina, la visita ad límina apostolorum correspondiente al segundo grupo, integrado por obispos que pertenecen a la región Buenos Aires.

http://www.aica.org/38971-concluyo-la-visita-ad-limina-para-el-primer-grupo-de.html?fbclid=IwAR2JsUIWegKY3_IqZZyU8ArsjoH7uZrDj6zIDwQi1kV1Zp5x6a_xo1cMN-8

Leer más...

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close