Iglesia

Intensa actividad de los obispos argentinos en el Vaticano

Los obispos de las regiones NOA, Centro, Cuyo y Patagonia continúan con las actividades en el marco de la visita ad límina apostolorum. En la mañana del miércoles 15 de mayo,y luego de su paso por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Secretaría para la Comunicación; visitaron la Congregación para el Culto Divino, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

En diálogo con la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Marcelo Mazzitelli, obispo auxiliar de Mendoza, dijo que “en este miércoles 15 de mayo, visitamos las congregaciones y consejos pontificios, donde encontramos no solamente una experiencia de fraternidad eclesial, sino una actitud de servicio por parte de quienes se han mostrado siempre preocupados en la escucha, en la disponibilidad para acompañarnos en el ministerio.”

“Por la mañana visitamos la Congregación para el Culto Divino, donde nos recibió el cardenal prefecto Robert Sarah y sus colaboradores. Profundizamos en la liturgia como camino de ahondarnos en el ministerio de Dios, y toda la ressponsabilidad que tenemos como obispos, no solamente en la celebración sino también en la formación del pueblo de Dios, particularmente sobre la relación de la religiosidad popular y la liturgia, en un camino de integración y valoración, sobre todo en la Iglesia argentina”, detalló.

“Con gran alegría fueron aprobados, por parte del dicasterio, los textos para la Liturgia de las Horas. Significa un reconocimiento al trabajo presentado por nuestra Conferencia Episcopal”, informó el obispo.

Por otra parte, relató lo sucedido durante su paso por el dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, donde fueron recibidos por el cardenal Turkson y su equipo de trabajo, integrado por sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos y laicas. “Este dicasterio significó la unificación de distintas congregaciones, habida cuenta del camino de reestructuración de la curia vaticana. Sobre todo defendiendo el camino de la integralidad en el desarrollo de la persona humana”, señaló.

“Abordamos aspectos del mundo de la minería, considerando el contexto del cuidado del medioambiente y de la persona humana. De igual manera, conversamos sobre la realidad del trabajo en escenarios futuros, analizando los desarrollos de la robótica y los desafíos que presenta en el cuidado del trabajo y respeto de la persona humana”, explicó.

“Conversamos sobre la Pastoral Carcelaria, profundizando en lo que respecta a la trata de personas, el doloroso mundo de las adicciones y la realidad del pecado social de la corrupción”, detalló.

“Valoramos lo que significa el esfuerzo del dicasterio para ser un lugar de encuentro, diálogo, reflexión y sobre todo de iluminación desde la doctrina social de la Iglesia y en los caminos de espiritualidad”, reconoció, y explicó: “Hemos compartido un momento importante de escucha, profundizando canales para abordar estas problemáticas”.

Misa en la basílica de Letrán
Por la tarde, los obispos peregrinaron a la catedral de San Juan de Letrán, donde monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo, presidió la misa concelebrada por los demás obispos de este tercer grupo.

En su homilía, monseñor Lozano hizo referencia a la catedral de San Juan de Letrán, “Madre y cabeza de todas las Iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra».

Al referirse al recorrido histórico de este lugar santo, que “predica por medio de su arquitectura, su belleza y su historia”, el arzobispo de San Juan de Cuyo advirtió que la Iglesia “equivocó cuando buscó más el brillo del poder que la luz de la Verdad. El calor de la comodidad de ser mayoría más que el ardor misionero. El servilismo ante los fuertes más que el servicio a los pobres. Ser parte de las ambiciones económicas expansionistas más que el amor a Dios”.

“Esas tentaciones no son lejanas. Con ropaje diverso golpean la puerta de la mediocridad para entrar en cada momento con su aire viciado de mundanidad”, señaló.

Y dirigiéndose a sus hermanos obispos, afirmó: “No estamos en un museo, no nosotros, pastores sucesores de los Apóstoles, testigos de los sufrimientos de Cristo Jesús y de la obra del Resucitado”.

“En estos tiempos muchos acuden aquí como turistas o admiradores de la obra estética y arquitectónica. Nosotros estamos como peregrinos. A aquellos visitar este lugar no les compromete. A nosotros sí”, sostuvo.

“También estamos hoy en un cambio de época que nos exige un discernimiento acerca de nuestra vida personal y comunitaria. Podemos equivocarnos (como otras veces ha sucedido a lo largo de la historia). Pero si nos confiamos plenamente en la Palabra y el Espíritu Santo contamos con la asistencia que necesitamos para ser fieles a Dios amando profundamente nuestro tiempo”, aseguró, rezando para que, al contemplar la vida de los Santos Juan Bautista y Juan Evangelista, “renovemos la alegría de ser discípulos misioneros del Resucitado”.

El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, compartió su testimonio: “Estamos aquí en la basílica de San Juan de Letrán, la sede del Papa, hemos venido a concelebrar los obispos de este tercer grupo de obispos argentinos en visita Ad límina, dándole gracias a Dios por esta elección, por este don de Dios merecido de nuestra parte pero también para expresar esta perfecta comunión eclesial con el Santo Padre, el papa Francisco. Que podamos seguir creciendo en comunión fraterna para que de verdad anunciemos la alegría del Evangelio con el testimonio de nuestra vida, especialmente cuidando a nuestros hermanos que más nos necesitan”.

El obispo de Río Gallegos, monseñor Jorge García Cuerva, por su parte, expresó: “Con los obispos del NOA, de Cuyo, del Centro y de la Patagonia, acabamos de celebrar la misa en la basílica de San Juan de Letrán, que es la cátedra del obispo de Roma, que es el papa Francisco. Rezamos por toda nuestra Argentina, por toda nuestra gente, por los que más sufren, por los más pobres, los hacemos presentes en este altar, y desde Roma les decimos que los acompañamos, que los bendecimos especialmente, y que volvemos con mucha fuerza para acompañar a nuestra gente cada día”.+

 

http://www.aica.org/39143-intensa-actividad-de-los-obispos-argentinos-en-el-vaticano.html?fbclid=IwAR0hWk_ErEes_MYp44VEIb1MrZW_P3GZxvlz84xw9ylkb2nPyokMkyKe864

Leer más...

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close